Seguros: Siniestrabilidad en Parques

Ante la incidencia de la siniestrabilidad en los Parques de Aventura, hemos pedido a JORDI GALLEGOS.- Director técnico de Galia, Correduría de Seguros que nos oriente sobre la “Evolución de las Incidencias y Siniestros en los Parques de Aventura en Árboles”.

AE – ¿Cómo han ido evolucionando en los últimos años las incidencias en los Parques de Aventura en Árboles?

JG – Como ya sabéis el sector de Parques de Aventura crece en nuestro país de forma bastante masiva, con un incremento porcentual muy importante desde el 2008 hasta hoy, eso ha implicado también, en algunos casos, un perfeccionamiento en las instalaciones y un avance importante en seguridad que puede ayudar a reducir los accidentes si se aplican de forma estricta tanto las normas establecidas como las certificaciones de los Parques de Aventura.

Es fundamental invertir en seguridad, mosquetones inteligentes o líneas de vida continua, son elementos muy importantes para evitar accidentes graves. Hasta la fecha en los últimos 5 años se ha tenido algún accidente por caídas en los circuitos debido a que el participante no estaba asegurado, por lo que hay que extremar las precauciones y detectar en el briefing aquellos participantes que, o bien no están capacitados para la realización de las actividades o necesitan un seguimiento más exhaustivo por parte de los Monitores.

AE – ¿Cuál o cuáles son los motivos más comunes que causan Siniestros?

JG – En cuanto a los accidentes leves, la mayor siniestralidad de los parques de Aventura se concentra en las tirolinas, con una siniestralidad superior en aquellas donde la recepción de la misma es un árbol en lugar del suelo.

Hay que hacer un esfuerzo muy importante para estudiar de forma interna en cada caso como reducir el impacto de la recepción en las tirolinas y aplicar medidas para que no existan ningún tipo de impacto, podemos encontrar en el mercado diferentes opciones para evitar dichos impactos, va a ser fundamental que se apliquen medidas en aquellos Parques de Aventura que suelen tener accidentes en este ámbito para reducir los mismos. (*)

De forma general, aunque con excepciones podemos decir que la frecuencia de la siniestralidad en el Sector de los Parques de Aventura se está reduciendo, aunque la intensidad de los siniestros es elevada, eso implica que el coste por siniestro sea bastante elevado. Por otro lado, se van resolviendo demandas de accidentes de años anteriores , siendo la cuenta de resultados de la Compañía deficitaria e insuficientes las primas recaudadas por el riesgo soportado, con una prima media de 329 € de Responsabilidad Civil en base a todos los Parques de aventura de la Asociación se recaudarían 7.896 €, en los primeros 4 meses de año la compañía ya ha tenido que indemnizar por valor de más de 9.000 €, por lo que obviamente las primas actuales están muy por debajo de las necesarias. A no ser que se actúe en consecuencia y se tomen las medidas oportunas en seguridad y sobretodo en vigilancia, no queda otro camino que la elevación de las primas.

En algunas ocasiones se reciben demandas de accidentes fortuitos en los que el propio participante ha sido el responsable del daño recibido, aún y así a diferencia de otros países en España los jueces siguen indemnizando al perjudicado y la Jurisprudencia caso a caso amplía sus horizontes perjudicando al sector y condenando cualquier accidente ocurrido en el parque en base al principio de Responsabilidad por riesgo, que es aquella que responde por el peligro puesto por sí mismo, es decir, que impone al que domina una fuente de peligro los daños derivados del mismo, nos queda pues, hacer todo lo posible para demostrar que un parque de aventura no es una fuente de peligro, todo lo contrario debe ser una fuente de diversión por lo que esperamos podáis hacer un esfuerzo en extremar las precauciones de forma general y en particular en las tirolinas.

(*) Ante la polémica que se puede derivar de estas afirmaciones, por parte del experto en seguros, hemos preguntado su opinión a Carlos Gil, Presidente de AEPA quien nos ha afirma que “en los parques certificados y en los bien construidos la forma de  evitar prácticamente la totalidad de este tipo de siniestralidad se basa en tres aspectos básicos:

 Un buen entrenamiento del cliente al llegar al parque mediante el cursillo de iniciación que se debe hacer siempre al llegar el cliente al Parque.

 Revisión periódica y frecuente del seno formado por el cable de las tirolinas con objeto de evitar llegadas con velocidad al suelo o a la plataforma de anclaje para lo cual hay que llevar un exhaustivo sistema de mantenimiento.

 Tener siempre forrados los puntos de llegada con colchonetas que eviten impactos directos o inesperados del usuario contra la plataforma de llegada o contra el suelo.”