Organismos de Inspección y parques de aventura

Los miembros de la Asociación Española de Parque de Aventura tienen que estar al día de las normas europeas que les afectan, las cuales se aplican a todos los países de la comunidad europea. Hace unos años se decidió que si un asociado no estaba al día en este aspecto, tenía dos años para regularizar su situación.

Uno de los requisitos más importantes que pide la Norma es que pase un organismo de inspección a validar las instalaciones antes de la apertura al público del parque. Luego, esta revisión y certificación se ha de hacer anualmente.

¿Cómo se realiza esta inspección?

 El mismo parque hace la contratación de  la certificación, por lo que tenemos el poder de elección del organismo de inspección. En varias ocasiones la Asociación ha sido requerida para orientar a un miembro en este sentido, razón por la cual vamos a determinar unos criterios que nos podrán ayudar a tomar una decisión correcta.

 El organismo de inspección tiene que ser de tipo A. Eso lo pide la Norma y es porque tiene que ser independiente a la constructora. Eso garantiza una cierta imparcialidad.

 El organismo de inspección tiene que estar asegurado específicamente para su oficio. Tenemos una forma sencilla de estimar la seriedad del organismo de inspección. Bastara con que le preguntemos la cantidad que cubre su seguro de RC en concepto de daños a terceros. Cuanto mayor sea esta cantidad más seriedad debería tener el organismo de inspección.

 Su experiencia en el sector es muy importante. Su ámbito de actuación, a quien o a qué parques inspecciona de manera habitual y si la inspección de los parques de aventura representa su actividad única y principal o sólo una parte de su oficio, son varias preguntas que podemos hacer para cerciorarnos de la profesionalidad de un organismo de inspección.

 Para cumplir con la norma de construcción de nuestros parques un punto muy importante es la validación de los soportes de las plataformas y de los sistemas de seguridad. Si vuestro organismo de inspección os pide o pide al constructor del parque los cálculos de resistencia de vuestras instalaciones es signo de un correcto profesionalismo. Sin comprobar este documento el organismo de inspección no puede emitir una certificación de conformidad a la norma. Simplemente porque la misma norma lo exige. También pedirá, como mínimo en su primer control, los certificados de los materiales de todos los elementos de seguridad.

 El último tema que también nos permite elegir de un modo correcto al que nos dará el mejor servicio, es saber en base a que norma trabaja. La actual vigente, la última o su anterior. Los organismos de inspección más profesionales participan en las revisiones de las normas europeas y saben el porqué de estas normas. Sabrán aconsejar para buscar las mejores adaptaciones de los parques a la normativa actual.

¿Para qué sirve el organismo de control?

 Para que verifique las instalaciones y certifique que están construidas conforme a la norma. Deben detectar inconformidad, anomalía, situaciones críticas… Proyectarse a un año de explotación para estimar los posibles desgastes de material, establecer controles funcionales, etc. La relación con la el organismo de inspección nos lleva a compartir opiniones y salen consejos o soluciones técnicas que se pueden adoptar para solucionar problemas.

 En el caso de que un parque tenga problemas jurídicos, la probabilidad de que deba que intervenir el organismo de inspección es alta. La certificación que emite forma parte de una cierta protección de la empresa. Si hemos contratado un buen profesional, él sabrá analizar lo que puede haber sucedido y luego adoptar la posición correcta frente a un tribunal. Si no es buen profesional  tratará de escaparse frente a sus responsabilidades y puede que el mismo juez pregunte al propietario porque ha contratado un organismo de inspección que no es el más adecuado a nuestro sector de actividad.

En este sentido tenemos nuestra responsabilidad, somos quien hemos elegido.